Parque infantil para niños | Guia de compra

¿Cómo elegir el modelo correcto de corralito para niños? En esta guía de compra, le ayudaremos a que sepa qué características debe tener un buen modelo de corralito para bebés y las principales diferencias entre los distintos tipos.

Contenido de la guía de compra de corralitos y parques de juegos para bebés

1. Diferencia entre los coralitos y vallas para niños

Tener un bebé, cuidarlo y elegir los productos esenciales para su correcto cuidado y crecimiento es ciertamente una gran responsabilidad.
Bien, pues uno de esos productos que tarde o temprano hay que comprar es el corralito para tu bebé. ¿Pero qué características debe tener un corralito? ¿Qué tipos de corralitos y parques de juegos hay en el mercado? ¿Hasta qué edad se puede usar un corralito o un parque de juegos?

En esta guía de compra, intentaremos brindar todas las respuestas, para ayudar a elegir la mejor opción para su bebé y la que mejor se adapte a sus necesidades específicas, pero primero intentemos comprender cuáles son las principales diferencias entre corralitos y vallas para bebés.

La caja o corralito tiene la función de delimitar un espacio donde el niño puede moverse con total seguridad, dejando a los padres tranquilos y no que tengan que están con una atención constante al bebé. Sin embargo, hay otra solución que tiene la misma función, pero con diferencias sustanciales: la valla. Por lo tanto, es bueno conocer las ventajas y desventajas de este tipo de estructura porque, en algunas situaciones, podría ser una solución a considerar. Veamos con más detalle de qué se trata:

La valla para niños

La valla, en principio, ofrece un costo más barato y se compone de una serie de módulos que se unen para delimitar el área. La principal fortaleza es el alto nivel de personalización que tiene, puede crear un espacio más o menos grande. En la práctica, solo agregue más módulos a la valla para extender los bordes a su gusto, ofreciendo al niño más libertad de movimiento y haciéndolo sentir menos encarcelado.

Otra característica de la cerca es la posibilidad de instalar una puerta que permite el acceso a los padres: la presencia de mamá o papá que comparten el mismo espacio, evita que el niño experimente la desagradable sensación de aislamiento típica de los corralitos.

Sin embargo, las vallas o cercas también ofrecen varias desventajas que no deben subestimarse. Los módulos de las vallas tienen una altura más baja que un corralito común, por lo tanto, los niños particularmente astutos y con ganas de acrobacias podrían intentar trepar y arriesgarse a lesionarse.
En el recinto que podemos montar, el fondo es el suelo de la habitación, que normalmente es duro, particularmente frío, con una higiene insuficiente e incómodo. Esto implica el uso de mantas o colchonetas que, sin embargo, se ensucian fácilmente y fuerzan el lavado frecuente. Una solución podría ser colocar una alfombra como base, pero podría representar un receptáculo de polvo, ácaros, bacterias y patógenos si no se limpia con cuidado y constancia. Por este motivo recomendamos suelos de espuma desmontables.

El corralito para niños

En cambio, los corralitos tiene costos muy variables según el modelo elegido y garantiza el valor de poder colocarse en cualquier lugar y transportarse fácilmente, ya que todos prácticamente son plegables.

Está perfectamente aislado del suelo y ofrece una buena comodidad que se puede mejorar aún más al insertar una alfombra.

La estructura tiene una altura diseñada para evitar el vuelco y, sobre todo, la posibilidad de que el pequeño pueda trepar, dejando a los padres mucho más relajados.

regresar al menú ↑

2. Calidad de los materiales.

Elegir un corralito para niños ciertamente no es una tarea fácil. En el mercado podemos encontrar corralitos económicos que, sin embargo, tienen materiales pobres y poca solidez, otros que son decididamente más caros debido a la prestigiosa marca pero que tienen las mismas características que los modelos pertenecientes a marcas menos conocidas y, por lo tanto, se venden a un precio más bajo. Entonces, ¿cómo elegir un corralito para niños que satisfaga sus necesidades? Hay varios factores que afectan la calidad de la estructura y, sobre todo, la seguridad, que no deben subestimarse.
En este sentido, existen regulaciones específicas a nivel comunitario, que un corralito para niños debe respetar para ser comercializado. En primer lugar, los materiales utilizados deben ser no tóxicos y libres de ftalatos, que son sustancias que se insertan en materiales plásticos como el PVC a pesar de ser altamente tóxicos y podrían causar graves daños al niño. Además, los materiales y la fabricación deben garantizar una resistencia adecuada de la estructura incluso después de numerosos transportes.

regresar al menú ↑

3. Estabilidad de la estructura.

Un corralito debe tener una estructura sólida y patas resistentes equipadas con pies con material antideslizante para garantizar un soporte seguro. Además, es esencial verificar que el producto se haya sometido a una serie completa de pruebas de estabilidad para garantizar que no se pueda volcar y garantizar la seguridad total del niño.

regresar al menú ↑

4. Borde resistente a la mordida de los niños

Sabemos cómo a los niños les gusta morder y ponerse algo en la boca, especialmente cuando comienzan a aparecer los primeros dientes. Al estar dentro de un corralito, además de los juguetes, un niño a menudo lucha contra el borde del corralito.
En este sentido, es esencial elegir un corralito que pueda ofrecer una resistencia adecuada a las mordeduras del niño, a fin de eliminar el riesgo de que la cubierta de la barandilla se rompa y que el niño pueda tragar accidentalmente fragmentos de plástico.

Recuerde que este es uno de los aspectos más importantes, además de la estabilidad de la estructura y la calidad de los materiales en general, por lo que antes de comprar un corralito para niños, asegúrese de que la resistencia del borde a las mordeduras del niño, esto especificado en la hoja de datos del producto.

regresar al menú ↑

5. La altura correcta de la red

Otro factor determinante para elegir un corralito es la altura de la red. Un consejo es, no comprar un modelo demasiado bajo sino permanecer a una altura entre 70 y 80 centímetros. Esto garantiza una seguridad adecuada y la posibilidad de usar el producto incluso cuando el niño comienza a crecer, evitando el riesgo de exponerlo a caídas.
Es importante no olvidar comprobar la facilidad con la que puede acostarse y coger al bebé: para padres y madres de estatura particularmente bajas, una red excesivamente alta podría evitar que agarre fácilmente al bebé sentado en la parte inferior.

regresar al menú ↑

6. Ancho de malla y elasticidad

A diferencia de hace unos años, los corrales modernos para niños están hechos con redes con mallas muy apretadas. Por un lado, ofrecen una resistencia adecuada y, por otro, evitan que los dedos del niño se atasquen, así como el chupete o cualquier otro objeto.
También verifique la elasticidad de la red, de hecho, no debe ser excesivamente elástica, solo para evitar que el bebé golpee las patas de apoyo del corralito. Finalmente, asegúrese de que la red del corralito garantice una visibilidad adecuada para el niño.

regresar al menú ↑

7. Resistencia inferior y peso soportado

Los niños nunca se quedan quietos, especialmente si están confinados en un corralito, comienzan a saltar como si estuvieran en un trampolín. La parte inferior de la caja debe tener altas propiedades a prueba de roturas y haber pasado pruebas específicas que garanticen una resistencia adecuada de la plataforma.
Puede suceder que no haya ninguna indicación en la hoja de datos del producto, en estos casos puede referirse al peso máximo que el corralito puede soportar. Tenga en cuenta que un parque infantil de buena calidad garantiza la resistencia del fondo de al menos 15 kg.

regresar al menú ↑

8. Control de seguridad y aprobación

Para comenzar con el pie derecho, es bueno verificar que el corralito esté aprobado de acuerdo con la legislación europea con la presencia de la marca de seguridad CE. Como regla general, todas las cajas de las principales marcas se someten a serios controles de calidad y cumplen con los requisitos más estrictos impuestos, no solo por las regulaciones europeas, sino también por las españolas.
Dado que la seguridad infantil es una prioridad en este sector, recomendamos comprar un parque infantil producido por empresas con experiencia en el sector, porque solo de esta manera puede estar seguro de tener un parque infantil seguro y confiable para los niños. En este tipo de productos, es aconsejable tratar de no ahorrar mucho, por lo tanto, recurrir a marcas sólidas que se especialicen en productos para la primera infancia.

regresar al menú ↑

9. Limpieza y transporte de los corralitos para bebés

Este aspecto no concierne tanto al niño como a los padres que tienen que preocuparse por la limpieza y el posible mantenimiento del parque. Siempre teniendo que luchar con una falta crónica de tiempo, un buen producto debe permitir operaciones de limpieza muy rápidas y facilitar el transporte.

Consejos útiles para limpiar un corralito

El lavado del corralito puede ser muy rápido si se trata del pasamanos que se puede limpiar con un paño húmedo simple en unos minutos. Cuando, por otro lado, la superficie está sucia, la situación puede ser complicada.
Los parques de juegos infantiles muy económicas, no ofrecen ninguna posibilidad de quitar la cubierta del acolchado y te obligan a inclinarte para alcanzar las piezas que se van a limpiar. Por lo tanto, recomendamos elegir un parque de juegos con tapa extraíble para lavarla cómodamente a bajas temperaturas en la lavadora.

Consejos útiles para transportar un corralito de bebés

En algunos casos, es necesario mover el corralito con bastante frecuencia, no solo dentro de la casa, sino también para viajar. Estas son situaciones que requieren la elección de un modelo fácilmente transportable con una estructura plegable que limite las dimensiones generales al mínimo y se pueda colocar sin dificultad en el maletero del automóvil.
El peso también es un factor que adquiere cierta importancia. En general, un parque infantil para niños tiene un peso promedio que varía entre 9 y 13 kg, con los modelos más pesados que pueden llegar a 15/16 kg, mientras que los más livianos se acercan a los 7 kg.

Este aspecto relacionado con el peso debe tenerse muy en cuenta al comprar un corralito para niños, precisamente porque 1 o 2 kg menos, en algunas situaciones, pueden marcar una gran diferencia.

regresar al menú ↑

10. El nivel de comodidad del niño.

Un niño no tiene que vivir su estadía en un corralito como castigo o un sobresalto. Para que se encuentre a gusto en su corralito, es necesario que el niño se sienta perfectamente cómodo y pueda jugar y divertirse con absoluta alegría. Por lo tanto, el corralito debe garantizar el confort adecuado que se da sobre todo por la calidad del fondo.
Una buena opción es el compromiso correcto entre la rigidez (para soportar el peso) y la suavidad suficiente (para que el contacto sea agradable). Con una comodidad satisfactoria, el niño también puede quedarse dormido en el mismo parque.
Muchos modelos tienen un tapete acolchado adicional colocado en la parte inferior. Por lo general, tiene colores brillantes y con figuras grabadas de animales u otros objetos agradables para atraer la curiosidad del niño. La estera se puede quitar fácilmente y usar incluso fuera del corralito, para colocar al bebé más cómodamente en el piso, aislarlo del frío y protegerlo del contacto directo con la superficie dura.
Además, no es raro encontrar un corralito equipado con arcos con títeres pequeños y otros divertidos animales colgantes para entretener al niño y hacer que su estancia sea más placentera. Son accesorios que se pueden quitar fácilmente según los requisitos.

regresar al menú ↑

11. Accesorios y características adicionales

La presencia de accesorios casi siempre está vinculada a las opciones comerciales del fabricante, sin embargo, hay «detalles» que pueden considerarse estándar y que se incluyen en el equipo estándar de la mayoría de los corralitos para niños en el mercado.

Los mangos de los corralitos

Los mangos son, sin duda, uno de los accesorios más útiles: son simples anillos de plástico conectados al borde. Su función es ayudar al niño a ponerse de pie sin la ayuda externa de mamá o papá y brindarle apoyo una vez que el niño haya comenzado a dar los primeros pasos. Si las asas no están presentes, siempre es posible comprarlas por separado e instalarlas en el momento que se considere más apropiado.

 La cremallera lateral

La bisagra lateral es un accesorio bastante difícil de encontrar, muy pocos modelos están equipados con ella. Permite utilizar una abertura lateral para que el niño entre y salga con mayor comodidad. Si a primera vista puede parecer algo de poco uso, en realidad ofrece la posibilidad de que el pequeño entre y salga de forma independiente una vez que haya aprendido a gatear. Al mismo tiempo, el padre puede interactuar con el niño mientras está acostado en el piso dentro del corralito.

 La alfombra en el fondo

Ya hemos subrayado la importancia de la presencia de una estera suave que se inserta cada vez más entre los accesorios y se encuentra en prácticamente cualquier corralito medio-alto.

La bolsa de transporte (en los corralitos plegables)

Finalmente, en los modelos con estructura plegable, a menudo hay una bolsa que le permite insertar el corralito en el interior, para protegerlo de la suciedad y cualquier daño durante el transporte.

regresar al menú ↑

Otros modelos de parque infantil para niños

A continuación, se muestran los otros modelos de Parque infantil para niños que hemos comparado y que pueden interesarle.

Puntuación de este Producto:
Fecha:
Producto Revisado:
Parque infantil para niños | Guia de compra
Autor:
51star1star1star1star1star
El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado
Comparar artículos
  • Cameras (0)
  • Phones (0)
Comparar
0